Dubrovnik

Dubrovnik

Dubrovnik es una ciudad situada en el extremo sur de la Republica de Croacia, al pie del monte Srd; en un valle cerrado al suroeste por la colina de Lapad y un pequeño peñasco en el cual se encuentra la parte más antigua de Dubrovnik; en la parte meridional del litoral oriental del Adriático. Es la cabecera del partido Dubrovnik-Neretva. La ciudad esta comunicada con los centros más importantes de Europa y del mundo a través de rutas marítimas, aéreas y terrestres, modernas y rápidas. Las ramas de la economía más importantes son el turismo y la navegación. Cada verano desde 1950 entre el 10 de Julio y el 25 de Agosto se celebra el llamado Festival de Verano de Dubrovnik, de folklore, música, poesía y drama; de fama mundial.

NON BENE PRO TOTO LIBERTAS VENDITUR AURO

La libertad no se vende ni por todo el oro del mundo. Es el lema de la ciudad croata de Dubrovnik, profundamente grabado en la conciencia de sus habitantes. En el estandarte de la Republica de Ragusa, la palabra LIBERTAS escrita con letras mayúsculas, es el símbolo de la política de Dubrovnik, pero también de todos los croatas, que, durante su tumultuosa historia, a la vez trágica y heroica, han muerto por la libertad.

Según las fuentes históricas, Dubrovnik fue fundada en el siglo VI. Aprovechándose de las ventajas de su posición geográfica y gracias a la habilidad de los comerciantes, la audacia de los marinos y una brillante pericia diplomática, de una pequeña comuna medieval Dubrovnik se elevo hasta convertirse en una poderosa república.

Aun reconociendo el poder de soberanos extranjeros, la autogestión interna de Dubrovnik estaba basada en una organización social aristocrática con un Gobernador (Knez), el Consejo Mayor y el Consejo Menor, así como el Consejo de los Solícitos (Senado) a su frente. La gestión de la republica recaía sobre las familias patricias quienes podían en su gran mayoría remontar su linaje hasta la fundación de la ciudad. Todos los nobles mayores de edad tenían un escaño dentro del Consejo mayor por derecho de sangre.

Además del monopolio comercial en la zona del interior, la excelente diplomacia ragusina, como único de los países cristianos de la Europa de entonces, consiguió obtener del mismísimo Papa importantes beneficios comerciales, llegando a ser el único puerto cristiano autorizado por medio de una bula especial a comerciar con los otomanos. El periodo entre los siglos XII y XVI fue la época de una gran prosperidad del comercio mediterráneo, que facilito un considerable desarrollo y progreso económico de las ciudades adriáticas, a pesar de los permanentes conflictos.

Existió también un avance significativo en lo que se refiere al estado de bienestar de los ciudadanos, en comparación con los demás países europeos, algunos ejemplos incluyen, en 1272 ya tenia su cuarentena sanitaria para buques y extrajeros, en 1301 establecio el servicio medico permanente, en 1317 tuvo la primera farmacia – que aun existe y presta servicios -, en 1337 el primer hogar de ancianos, en 1432 el orfanato, en 1436 el sistema de canalización de la ciudad y en 1438 el acueducto que le dio agua potable controlada.

Paralelamente a un gran florecimiento de la cultura, la ciencia y la literatura durante los siglos XV y XVI en Europa, en esa época también Dubrovnik vive sus siglos de oro.

El gran ímpetu arquitectónico, los altos logros culturales y de civilización, así como las actividades de selectos cerebros y artistas, convirtieron a Dubrovnik en el centro de la cultura Croata – la Atenas croata. Desarrollando la expresión poética y literaria de la lengua croata en unas de sus obras maestras literarias, su bello dialecto ijekaviano se convirtió en un elemento importante del patrimonio cultural europeo y base de la más tarde lengua literaria croata.

La apertura de las rutas marítimas a través del Océano, después del descubrimiento de las Américas (1492) así como el catastrófico terremoto de 1667, marcaron el comienzo del fin de la celebre Republica. Formalmente, la Republica de Ragusa dejo de existir por el Decreto de Napoleón de 1808, dos años después de que el ejercito Frances entrara en Dubrovnik para defenderla de los ataques y saqueos perpetrados por los rusos y montenegrinos.

Hoy en día la ciudad de Dubrovnik es una ciudad moderna, que atrae turistas de todo el mundo por su belleza natural y arquitectónica, y por los numerosos eventos culturales que se realizan en ella (Festival de cine Libertas, Carnaval, Festival de Verano, etc). Es una ciudad pujante.

Dubrovnik

« Back to map