Trogir

Trogir

Trogir es una pequeña ciudadela situada en un islote entre la isla de Ciovo y la tierra firme. De herencia griega, la antigua Tragurion, paso a convertirse en un puerto romano y bizantino de importancia, con la llegada de los croatas, sirvió la ciudadela de refugio para los pobladores de la devastada Salona.

La ciudadela impresiona agradablemente por su carácter romántico, las construcciones en piedra exquisitamente conservadas crean en el casco antiguo de Trogir un encanto único. En la plaza central se encuentra la Catedral, que reúne elementos del románico y del gótico. Su parte más importante y a la vez una de las obras más valiosas del arte plástico románico en Dalmacia es el pórtico de Radovan, esculpido en 1240. En la plaza se encuentran la logia del siglo XV, la torre del reloj y la antigua iglesia renacentista de San Sebastian. En el convento de las monjas benedictinas con su iglesia de San Nicolás se conserva un relieve de Kairos, dios del momento oportuno, que data probablemente del siglo I antes de Cristo, y que se ha convertido en un símbolo de la ciudad de Trogir. En la parte suroeste del islote se encuentra el castillo de Kamerlengo, una vez parte integral de las murallas de la ciudad, el cual adquirió su aspecto original en el siglo XV. En la parte de la ciudad que se ha extendido sobre la isla de Ciovo hay varias pequeñas iglesias que evidencian el paso de las distintas influencias arquitectónicas en la región. Trogir es un tesoro de monumentos culturales e históricos, junto con la belleza indescriptible del paisaje mediterráneo ofrece numerosas posibilidades diferentes para disfrutar del descanso vacacional.

Trogir

« Back to map